Mansión Sansinena:

Un orgullo de Temperley

Por Luis C. Letizia - Act. Rolando Ríos

16 de Abril de 2005 - 15 de Diciembre de 2014

Mansión Chalet Sansinena Temperley

CAPÍTULO 1

La casona y su terreno

Esta antigua casona orgullo de Temperley, fue mandada a construir por el ingeniero Gastón Sansinena en el año 1888, para residencia de veraneo, por el arquitecto inglés Robert Harrison Lomax, el mismo que proyectara y dirigiera, el antiguo edificio del Buenos Aires Rowing Club, en el Tigre, el comedor del Bristol Hotel en Mar del Plata, las residencias de Leslie y Sansinena en Lomas, entre otras obras.

La Construcción de estilo inglés se emplazó sobre terrenos que fueron propiedad del señor George Allison Temperley, cuya propiedad se extendió entre las calles Zuviría, Coronel Manuel Dorrego, Av. 9 de Julio, Eva Perón (ex Pasco), General Juan Galo Lavalle y Combate de Juncal.

La amplia quinta suburbana, modalidad introducida por la inmigración inglesa en nuestro país, se desarrollaba sobre dos manzanas limitadas por las calles 14 de Julio, Cangallo, Fray Justo Santa María de Oro y el antiguo Camino de Las Diligencias ( hoy Av. Almirante Guillermo Brown).

El edificio principal que aún se mantiene en pie, cuenta con planta baja y dos pisos, con sótano y bohardilla, con 18 habitaciones, con dependencias de servicio. Su acceso principal se ubica con frente a la calle Fray Justo Santa María de Oro, con frente a la estación ferroviaria.

Su contrafrente también era importante constituido por una galería, cerrada a ambos lados por dos cuerpos terminados en ventanas salientes, que miraban al parque, funcionando la parte superior como terraza.

La misma se encontraba rodeada de espacios verdes, diseñados al estilo europeo, con una amplia y variada forestación de coníferas, algunas de las cuales aun engalanan jardines y parques de las construcciones que hoy se levantan, donde otrora predominaba el cuidado parque.

También es importante destacar que la residencia contaba, con construcciones de servicio, como (cocheras, caballerizas, piezas destinada al personal doméstico, etc.), un invernáculo de hierro y vidrio, una cancha de pelotas, además es importante destacar que el perímetro de la propiedad se encontraba cercado por un muro de mampostería con rejas metálicas artística, hoy dispersas resguardando otras propiedades, según nos relatan en su libro «Temperley, su Historia y su Gente», el Dr. Jorge N. Gualco y el Arq. Alberto S. J. de Paula.

Su ocaso comienza en el año 1920, cuando el señor Vernon Lindop donó las tierras necesarias para la apertura de la calle Obligado, quedando la quinta dividida en dos iniciándose el proceso de urbanización de la de la propiedad dado la excelente ubicación que tenía con respecto a la estación ferroviaria y las arterias importantes, que la conducían al pueblo de Adrogué y a Quilmes, lugar elegido para excursiones y cabalgatas.

Es importante hacer notar, que en su entorno se desarrollaban importantes casas quintas, entre las que podemos nombrar la de Ibáñez de Camaño, que se ubicaba en donde hoy se levantan un importante conjunto habitacional, la quinta de Drysdale, que yergue su arquitectura italianizante, muy cerca de las vías del ferrocarril, la que fuera del Comodoro Martín Rivadavia y cruzando las vías del lado oeste, la quinta de Avellaneda (antes de George Allison Temperley) y la de Cascallar, que se desarrollaba frente a la anterior entre las vías y la Avenida Meeks, entre otras.

Así como desaparecieron esas quintas, también desaparecieron los eucaliptus, que plantara el fundador de esta ciudad, según se puede apreciar en fotografías que atesora la Fundación Museo Ferroviario en su archivo.

Esta antigua casona fue mandada a construir por el ingeniero Gastón Sansinena en el año 1888, para residencia de veraneo, por el arquitecto inglés Robert Harrison Lomax

Mansión Sansinena, por Luis Carmelo Letizia

Lo más visto

CAPÍTULO 2

El ingeniero Simón Gastón Sansinena, propietario del Frigorífico «La Negra»

Frigorífico La Negra de Gastón Sansinena

Fuente: Diario La Nación / AGP

Simón Gastón Sansinena (así era su nombre completo) nació en Francia circa 1822 y falleció en Buenos Aires el 25 de Febrero de 1897. Estaba casado con Eleonora María Jacquemand, con quien tuvo un hijo, Francisco Sansinena Jacquemand (1848-1898).

Fue un pionero francés que aprovechó las nuevas tecnologías de finales del siglo XIX para brindar la posibilidad de enfriar las carnes en los barcos de ultramar con el fin de transformar sus saladeros y compañía de sebo.

Hacia 1883 fundó un importante frigorífico y grasería sobre la margen sur del Riachuelo, más precisamente en la hoy llamada Av. Hipólito al Yrigoyen al 200, en tierras del actual partido de Avellaneda. Fue el primer frigorífico de la zona sur.

En 1885 la firma se transforma en Compañía Sansinena de Carnes Congeladas «La Negra». El crecimiento del establecimiento obligó a la firma a ampliar sus instalaciones. Se vivía por entonces el auge de la industria agro-ganadera y la Compañía Sansinena de Carnes Congeladas cobró rápido auge, participando inclusive en la célebre Exposición Universal de París de 1889.

Cuenta Federico Gastón Guerra en su historia del frigorífico: «Había un bar que estaba abierto todo el día. Cuando los obreros salían de La Negra tomaban una cerveza bien fría. El dueño tenía en la vereda una heladera con camarones que uno se servía así nomás», recordó Roberto de Sarandí antiguo operario quien supo de la grandeza del frigorífico.

«De madrugada, esto era la calle Florida. Estaban quienes salían a las 3 de la madrugada y los que entraban. Era un ir y venir de obreros que completaban los tranvías», sumó el operario quien por ese entonces hacía ese trayecto desde Dock Sud.

Frigorífico La Negra, de Gastón Sansinena

Fuente: Diario La Nación / AGP

Publicidad del Frigorífico "La Negra" situada en la Rambla de Mar del Plata. Foto: Diario La Capital

Junto a La Negra se instalaron gran cantidad de modernas fábricas de tejidos, lavaderos de lanas, talleres metalúrgicos, fábricas de ácidos, de productos químicos, de fósforos, de esmaltados, de alambre, de clavos y de maquinarias para el agro, de carros y carrocerías.

«Se mejoró el servicio de transportes tendiéndose varias líneas de tranvías para uso de los grandes contingentes de obreros que necesitaron las fábricas. Se instalaron los primeros teléfonos, se inició la pavimentación de las calles de la ciudad y en las tierras baldías del partido comenzaron a formarse villas y barrios obreros», explica el portal Todoavellaneda.com.

La periodista Soledad Gil en un artículo de la revista Lugares detalla que «hubo mucho más que carne y carnicerías: conservas de frutas y verduras, óleo palmitina, sucursales en Londres, París, Liverpool, Santos, Le Havre y Dunkerque, y hasta un tango para piano (sin letra) que compuso Enrique Delfino para difusión de la marca. Todo -las latas, los recetarios, los camiones- venían con el característico logo de "La Negra» de perfil con su cabello atado (que se transformaría en un pañuelo rojo de lunares blancos más adelante) con un gran aro con la letra S de Sansinena colgado de la oreja".

Frigorífico La Negra

La fundación de la ciudad de Monte Grande

Sansinena era también conocido por sus inversiones inmobiliarias rurales. El 1° de Agosto de 1889, la firma Coni, Sansinena y Cía., subdivide su propiedad en 74 manzanas, 54 quintas y 36 chacras, dando origen al pueblo de Monte Grande, en ese entonces perteneciente al Partido de Lomas de Zamora. Años después los pobladores solicitaron ante las autoridades su separación, fundándose en el año 1913, el nuevo Partido de Esteban Echeverría.

Ciudad de Monte Grande en la actualidad, fundada por la Compañía Coni, Sansinena y Cía. Fotografía: Ramón Belozo

Auge y ocaso de «La Negra»

La crisis financiera de 1890 obligó al Frigorífico «La Negra», una empresa unipersonal, a incorporar importantes socios capitalistas como el francés Pedro Luro y el argentino Ernesto Tornquist transformándose en una sociedad anónima. Ese mismo año, Sansinena construyó un enorme galpón destinado a cámaras frigoríficas, cuartos de máquinas y de aislación. Con los nuevos aportes la firma se expandió de manera notable; además de la planta de Avellaneda, levantó una fábrica modelo en la localidad bonaerense de Cuatreros, cerca de Bahía Blanca, y con ella amplió su presencia en varios países de Europa y hasta lo hizo en Sudáfrica.

La empresa contaba en Buenos Aires con una cadena de carnicerías minoristas encabezadas por el conocido logotipo de una cocinera negra con su pañuelo rojo a lunares y un aro con la letra «S» de Sansinena. Entre las amas de casa fue muy popular el Recetario La Negra con las «mil formas de cocina». En sus páginas se promocionaba toda la gama de los productos «La Negra».

La mansión Sansinena cambia de manos

En 1890 la casona de Simón Gastón Sansinena de Temperley pasó a ser propiedad de la Constructora Lomas, que tiempo después la rifó, siendo ganadores los miembros del Directorio de la Cervecería Bieckert.

El Frigorífico La Negra continuó su actividad por muchos años más. Ya desaparecido Simón Gastón, en las postrimerías del '30 La Negra tenía nada menos que 200 sucursales en todo el país: Capital Federal, Gran Buenos Aires, Rosario, La Plata, Mar del Plata, Bahía Blanca, Cuatreros, Ingeniero White, Punta Alta y Río Colorado.

En 1934 había cambiado el nombre por el de CAP-La Negra y desde 1944 producía conservas de carne, logrando con ello un nuevo auge en ventas debido a la Segunda Guerra Mundial.

Pero no todas fueron rosas. En 1976 le llegó la liquidación y las instalaciones sobre el Riachuelo fueron demolidas una década después.

Hoy, la fachada del frigorífico, es la puerta de acceso a un hipermercado.

Pocos años antes de establecerse Sansinena en Temperley, a 200 metros de su casona, el Presidente Nicolás Avellaneda había tenido su residencia, mientras ejercía la función de primer mandatario.

CAPÍTULO 3

Los propietarios: Pastor S. Obligado, Vernon Lindop. La Revolución de Temperley

Pastor Servando Obligado

Pastor Servando Obligado (1841-1924) fue propietario de la Mansión Sansinena

Como vimos, los primeros en habitar esta lujosa residencia fueron la familia Sansinena, pero la ocuparon un corto tiempo ya que en el año 1890, figura como propietario «La Constructora del Sud», quien la rifó siendo agraciados directivos de la Cervecería Bieckert quienes se desprendieron rápidamente del inmueble, siendo adquirida por el escritor Pastor Servando Obligado en 1891, conociéndose la residencia con el nombre de «Quinta Obligado» según se puede ver en el plano catastral confeccionado por el ingeniero geógrafo Mariano Sixto Barilari en el año 1896, por disposición del Intendente Municipal José Ragaglia.

Plano catastral de Temperley, por el ingeniero Barilari, 1896

Como sabemos, la Revolución del '90 no le sirvió al Partido Radical para llegar al poder, esto hizo que para el año 1893, organizaran una revolución que estalló en distintos puntos de la Provincia de Buenos Aires y tomó como punto de concentración un importante nudo ferroviario, que le permitía llegar a la Capital de la Provincia de Buenos Aires y deponer a las autoridades constituidas. El 31 de Julio de 1893, los radicales tomaron la estación, llegándose a concentrar 8000 revolucionarios, que tomaron como cuartel general a esta antigua casona , identificándose con el nombre de «Cantón Sansinena». Ésta se conoció como la Revolución de Temperley.

Hacia la década del '20, era propiedad del empresario Vernon Lindop, tiempo después Kaldory transforma las comodidades de esta casona en una pensión de lujo.

En el año 1938, se vendía la casona principal y 16 lotes distribuidos sobre Cangallo y 14 de Julio, interviniendo en la operación inmobiliaria la firma Bravo Barros y Cía., por cuenta de la Sociedad Anónima Franklin y Herrera Ltda., a Petruzkin como nuevo propietario a fines de la década del '40, decide arrendar el edificio a la Escuela de Comercio en $1200 mensuales, hasta que en el año 1982, el Ministerio de Educación de la Provincia de Buenos Aires, decide expropiarlo disponiendo más adelante ampliaciones para dar cabida al numeroso alumnado asistente.

La Mansión Sansinena se usó como cuartel de la Revolución de Temperley en 1893

Revolución de Temperley de 1893

La Revolución de Temperley, en 1893

CAPÍTULO 4

La Escuela de Comercio Comandante de Marina Tomás Espora

Esta institución educativa por iniciativa de un grupo de vecinos entre los que podemos nombrar a los señores José S. Massano, Enrique J. Clérici, José L. Artusi, Ricardo y Miguel Torres, Carlos Infiesta, Félix Salvdores y el Presbítero M. F. Mendoza, cuyo primer acto fue fundar la "Sociedad de Amigos de Temperley" el 13 de Mayo de 1943.

La escuela, llamada en sus comienzos "Instituto Escuela de Comercios" en sus comienzos funcionó en varios ubicaciones, en la Escuela N°3, en Avellaneda y Dorrego. El aumento de la cantidad de alumnos hizo que se habilitara un anexo en la Escuela N°37, entonces en la calle Lavalle. Hacia 1945, año en que se incorporó a la enseñanza oficial, contaba con 400 alumnos y no lograba con ello satisfacer la demanda. La bandera de la escuela fue donada por el Presidente Farrell y bendecida por el Padre Mauricio Hickey, ex-párroco de Nuestra Señora de la Piedad. La búsqueda del lugar adecuado para su funcionamiento llevó a alquilar el Palacio Sansinena en 1946, donde se realizaron numerosas reformas y construcciones anexas para las aulas, a fin de acondicionarlo a la enseñanza. Esta situación de alquiler se mantuvo hasta la ya comentada expropiación del inmueble por parte del Ministerio de Educación. En este tiempo no han faltado iniciativas para demoler el edificio en lugar de facilitar su restauración. Es uno de los patrimonios históricos de la ciudad.

En 1946 se alquiló la propiedad para ser sede de la Escuela de Comercio, realizándose reformas y construcciones anexas para las aulas

CAPÍTULO 5

El Coronel de Marina Tomás Espora

Espora nació en Buenos Aires el 19 de septiembre de 1800. Con apenas quince años se inició en la vida marinera realizando un viaje de corso a las órdenes del capitán Hipólito Bouchard.

En el año 1815 el gobierno dispone llevar a cabo un crucero corsario por las costas de Chile, Perú y Ecuador, con el objeto de obstaculizar el comercio español en esa región. El crucero está a cargo del Almirante Brown con la fragata «Hércules» y el bergantín «Santísima Trinidad», acompañado de la corbeta «Halcón» que comandaba Bouchard. En este último buque navega Espora.

En 1816 participó en el ataque que las naves corsarias patriotas realizaron contra la fortaleza de El Callao. Forzaron la entrada al puerto y echaron a pique la fragata española «Fuente Hermosa», en el ataque a Guayaquil, que estuvo a punto de caer en manos de los hombres de Brown.

De regreso en Buenos Aires, Espora se embarca como oficial a bordo de la fragata «La Argentina», que era una nave española llamada anteriormente «Consecuencia», de la cual se habían apoderado durante el crucero, e inició un periplo corsario que habría de durar dos años, nuevamente bajo las órdenes de Bouchard.

Zarpó «La Argentina» de la Ensenada de Barragán en julio de 1817 y navegó por aguas del Atlántico, Indico y Pacífico. Atacaron buques negreros en Madagascar, rechazaron un ataque de piratas malayos, acosaron al comercio español en las islas Filipinas; en las islas Hawái rescataron la corbeta argentina «Santa Rosa», cuya tripulación se había sublevado. Luego desembarcaron en Monterrey, California, y se apoderaron del fuerte que permaneció tres días en poder de Bouchard. Más tarde llevaron a cabo un ataque en Realejo (Nicaragua), apresando dos buques españoles y destruyendo otros dos.

Por último, «La Argentina» arribó a Valparaíso el 12 de julio de 1819. El hecho que durante el mismo sostuvieron trece acciones navales importantes y capturaron o destruyeron veintiséis buques, da una idea de la formación profesional con la que el futuro coronel de Marina Tomás Espora contaba por aquellos tiempos.

Cuando el General San Martín alistó la Expedición Libertadora al Perú, Espora tomó parte de la misma. Luego fue oficial de la Marina de Guerra peruana formada por San Martín, y combatió para rendir la fortaleza de El Callao, último baluarte que los españoles sostuvieron en el Pacífico.

Espora regresó a Buenos Aires en el año 1825 y al poco tiempo se produjo la declaración de guerra con el Imperio del Brasil. De inmediato Espora pasó a formar parte de la escuadra al mando de Brown.

Durante el transcurso de ese conflicto, hubo dos acciones en las cuales Espora demostró un valor y audacia rayanos en el heroísmo. Fueron ellas el asalto de las cañoneras a la Colonia del Sacramento que Brown llevó a cabo el 1° de marzo de 1826, con el objeto de apoderarse de la plaza. La otra fue el combate de Quilmes.

En el combate de Quilmes, ocurrido el 30 de julio de 1826, Espora intervino en calidad de Comandante de la fragata «25 de Mayo», buque insignia del Almirante Brown. Esta nave prácticamente sostuvo la mayor parte del encuentro soportando el fuego que le hacía una veintena de naves brasileñas, durante tres horas.

Espora fue herido gravemente y una bala le arrancó de la mano su bocina de órdenes. Pide otra y continúa imperturbable dirigiendo la acción, solicitando además a los oficiales que en caso de que la nave fuera rendida al abordaje, echaran su cuerpo al mar para que no fuera trofeo de los enemigos de su Patria. Cuando era ya «despojo ingobernable» - según la expresión del Almirante Brown - la «25 de Mayo», rodeada por las cañoneras, se retiró del combate y entró a puerto, maltrecha y escorada, pero empavesada como en los días de gloria.

Espora ascendió a Coronel de Marina el 10 de octubre de 1828 y en noviembre de 1833 fue designado Comandante General de Marina, encomendándosele la Capitanía del Puerto de Buenos Aires.

En el mes de julio de 1835 enfermó gravemente, falleciendo en Buenos Aires el día 25. El Almirante Brown dijo ante su cadáver: «Considero la espada de este valiente oficial una de las primeras de América y más de una vez admiré su conducta en el peligro».

La vida de Espora, signada por el heroísmo y la aventura, por el sacrificado servicio al honor de la República, es una de las que mejor configuran una lección y, más acabadamente, perfilan un ejemplo.

Cinco buques en la Armada Argentina llevaron el nombre del Coronel de Marina Tomás Espora: bergantín «Espora» (1865), vapor de guerra «Coronel Espora» (1867), torpedera de mar «Espora» (1890), destructor «Espora» (1972) y corbeta misilística «Espora» (1983).

Tomás Espora

Tomás Espora fue uno de los máximos héroes navales argentinos

CAPÍTULO 6

Patrimonio histórico

Al decidir el Ministerio de Educación la expropiación del inmueble, se pensó demoler la antigua casona pero las autoridades docentes se opusieron a tal acción proponiendo la reparación de la misma, salvando al edificio histórico de la piqueta. Entre las tareas realizadas se hicieron los techos nuevos del edificio principal

En el año 1994, a pedido del vecindario por su valor histórico y arquitectónico, el Municipio de Lomas de Zamora, por Ordenanza Municipal N° 7250, la declara “Patrimonio Histórico y Cultural del Municipio”.

CAPÍTULO 7

El incendio

Extracto de la nota publicada en TemperleyWeb el 1° de Enero de 2005

Incendio de la Mansión Sansinena Temperley y bomberos trabajando | Foto: Rolando Ríos

Lamentablemente en la madrugada del 1 de Enero de 2005, se desató un incendio, cuyas causas al momento de redactar esta nota no se conocen, que destruyó totalmente los techos, cielorrasos trabajados, una escalera, un archivo con importante documentación, la vivienda del casero ubicada en la parte superior, quedando importante cantidad de escombros sobre los pisos de la planta alta.

Una gran cantidad de dotaciones de bomberos aún trabajaban diez horas después de iniciado el incendio, intentando controlar los últimos focos ígneos de lo que quedó en pie del Palacio Sansinena, uno de los emblemas de Temperley. El fuego comenzó a las 00.10 hs cuando -según testigos presenciales- un globo pirotécnico perdió sustentación y cayó sobre la parte posterior del inmueble.

Incendio de la Mansión Sansinena Temperley y bomberos trabajando | Foto: Julio Viard
Incendio de la Mansión Sansinena Temperley y bomberos trabajando | Foto: Rolando Ríos
Incendio de la Mansión Sansinena Temperley y bomberos trabajando | Foto: Rolando Ríos

Según testigos del hecho en diálogo con TW, la construcción estaba desocupada en el momento del inicio del incendio, pero pronto se dio aviso a la directora del establecimiento educativo quien abrió la escuela para el paso de los bomberos. Un desfile incesante de coches-bomba se prolongó a lo largo de varias horas hasta que el fuego comenzó a ceder. La abundante presencia de madera en la estructura encontró un ambiente propicio para el desarrollo de las llamas, las cuales rápidamente ya habían tomado el techo y el primer piso.

El suceso se convirtió en encuentro obligado para todo el vecindario, que recién terminaba de brindar por la llegada del nuevo año. Cientos de personas se dieron cita en Santa María de Oro 44. Sensaciones de incredulidad, impotencia, conmoción y tristeza fueron fácilmente interpretados en los rostros de generaciones de alumnos y ex-alumnos del 'Comercial'.

Incendio de la Mansión Sansinena Temperley y bomberos trabajando | Foto: Rolando Ríos

Los bomberos voluntarios pudieron salvar sólo una parte del palacio donde funcionaba la secretaría, dirección, tesorería, preceptorías, biblioteca, aula magna, sala de profesores, un aula de mecanografía y cuatro aulas.

Si bien un hubo promesas en distintos momentos de parte del Gobierno provincial de reconstruir el edificio, sólo se colocó un techo de chapa en la parte superior del edificio para que las lluvias no terminaran de deteriorar las partes ya afectadas.

Mansión Quinta Sansinena, el castillo de Temperley
Luis Carmelo Letizia, historiador de Temperley

Arq. Luis C. Letizia

Nació en la ciudad de Lanús el 3 de Julio de 1950, radicado en Lomas en el año 1960. Actualmente vive en Temperley. Cursó estudios secundarios en el Instituto Presbítero Doctor Antonio Sáenz, institución educativa dependiente del Obispado de Lomas de Zamora. Egresó de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de la Universidad de Buenos Aires, con el título de arquitecto.

Junto con su actividad profesional se dedicó a la graficación e historia de edificios de reconocido valor patrimonial y testimonial del pasado, habiendo atesorado relevamientos gráficos del casco histórico de San Isidro, Adrogué, villas y residencias marplatenses, así como edificios característicos de la Capital Federal.

Sobre estos temas ha realizado, numerosas publicaciones en distintos medios periodísticos y gráficos de la zona y de Capital Federal.

Es miembro de número del Instituto Municipal de Historia de Lomas de Zamora.

Ilustraciones

Dibujo a mano alzada realizado por el Arq. Luis C. Letizia de la fachada de la Residencia Sansinena, cuando cumplía 100 años de antigüedad (hoy Escuela de Enseñanza Media N°14).

Bibliografía

Temperley su Historia y su Gente. Dr. Jorge N. Gualco y Arq. Alberto S. J. de Paula.

Periódico Temperley en Imágenes (declaratoria de interés cultural).

Volante de Subasta de Bravo Barros y Cía. del año 1938.

Publicidad del Frigorífico La Negra. La Capital. Fotos de familia de Mar del Plata: https://www.lacapitalmdp.com/contenidos/fotosfamilia/fotos/12431

Genealogía Familiar. Simón Gastón Sansinena:

https://www.genealogiafamiliar.net/getperson.php?personID=I388795&tree=BVCZ

La Negra: aquel frigorífico que miraba al Riachuelo. Por Federico Gastón Guerra. Diario La Tercera: https://www.diariolatercera.com.ar/nota/la-negra-aquel-frigorifico-que-miraba-al-riachuelo/

¿Querés saber más?

Cronología histórica
Investigaciones históricas
Vecinos

Seguinos

TemperleyWeb

Sitio web dedicado a las ciudades de Llavallol, San José, Temperley y Turdera

Si pasa en tu ciudad, te pasa a vos

Fundado el 25 de Mayo de 2000